Logo

Descubiertos espías rusos infiltrados en Eslovenia: el caso de María Rosa Mayer Muños y Ludwig Gisch

Una pareja de espías rusos, conocida bajo los alias María Rosa Mayer Muños y Ludwig Gisch, vivió durante años en los suburbios de Liubliana, Eslovenia, aparentando ser expatriados argentinos con negocios en línea. Sin embargo, todo sobre ellos era una mentira cuidadosamente elaborada. De acuerdo con documentos revelados por *The Wall Street Journal*, sus verdaderas identidades son Artem Dultsev y Anna Dultseva, oficiales de alto rango del servicio de inteligencia exterior ruso SVR.

La pareja fue detenida por las autoridades eslovenas en diciembre de 2022 y se espera que en las próximas semanas se dicte la primera sentencia en un juicio secreto en su contra. Están acusados de espionaje como ilegales o agentes de penetración profunda, desempeñando un papel crucial en la guerra en la sombra de Vladimir Putin contra Occidente.

La detención se produjo gracias a la información proporcionada por una agencia aliada a la agencia de inteligencia eslovena SOVA. Vojko Volk, Secretario de Estado esloveno de Asuntos Internacionales y Seguridad Nacional, declaró: Trabajamos juntos en el mayor secreto, lo que permitió a las autoridades rastrear sus movimientos y comunicaciones.

Janez Stusek, ex jefe de SOVA, añadió que eran ilegales de larga duración. Tenían una misión a largo plazo tratando de infiltrarse en Eslovenia como punto de entrada a Europa. La operación, llevada a cabo con extrema discreción, ha desmantelado una red de espionaje profundamente arraigada, subrayando la complejidad y el alcance de las actividades de inteligencia rusas en Europa.

El caso de Dultsev y Dultseva ha generado una considerable atención internacional, destacando la constante amenaza que representa el espionaje en el actual clima geopolítico.